Lapidacion


«Se llama lapidario a la persona que tiene por oficio labrar piedras preciosas.»

Los que me conocéis sabéis que me apasiona tener el control de todos los procesos de mi trabajo, de hay que sea 100% artesanal y no pasa por otras manos.

De siempre ma han gustado las piedras preciosas, tengo devoción por las turquesas, por eso cuando descubrí el trabajo de la lapidación no pude resistirme a intentar averiguar como aprenderlo.
Encontré un curso y sin pensarlo me apunte, solo el pensar que podría hacer mis propios cabujones, partiendo de una piedra en bruto y darle la forma que yo quisiese para hacer mis joyas… un sueño hecho realidad.

Aquí os muestro resumidamente el proceso, una vez cortada la piedra, se desbasta en el esmeril. Luego, pasamos a tallarla dandole la forma que queramos, en este caso fue ovalada y finalmente la pulimos para que quede brillante y bonita. Este fue mi segundo cabujón de una amazonita que convertí en un bonito anillo.